Endodoncia

¿Qué es la endodoncia?

La endodoncia es un tratamiento dental que consiste en eliminar el nervio de la pieza dental afectada, que es el tejido blando que se encuentra en el interior del diente y que contiene los nervios y los vasos sanguíneos. Este tratamiento se realiza cuando la pulpa dental está dañada o infectada, lo que puede causar dolor, sensibilidad y, en algunos casos, la pérdida del diente.

¿Cuándo se realiza una endodoncia?

La endodoncia se realiza cuando la pulpa dental está dañada o infectada. Esta condición puede ser causada por una caries profunda, un traumatismo dental o una enfermedad de las encías. La finalidad es procurar mantener la pieza dental la mayor cantidad de tiempo posible y que cumpla su función masticatoria sin causar dolor o molestias.

Los síntomas de una pulpa dental dañada o infectada incluyen:

  • Dolor dental
  • Sensibilidad dental
  • Enrojecimiento o hinchazón de las encías
  • Fiebre

Beneficios de la endodoncia:

La endodoncia tiene varios beneficios, entre los que se incluyen:

  • Elimina el dolor dental
  • Previene la pérdida del diente
  • Preserva la estructura del diente
  • Evita la necesidad de extraer el diente

¿Cómo se realiza una endodoncia?

La endodoncia se realiza en varias etapas, o en una única etapa que incluye:

  • Radiografía diagnóstica: Se realiza una radiografía para evaluar el estado del diente y los conductos radiculares y valorar la necesidad de realizar el tratamiento, pero también se valora si es el diagnóstico adecuado.
  • Anestesia local: Se aplica anestesia local para dormir el área que se va a tratar.
  • Aislamiento del diente: Se aísla el diente del resto de la boca para realizar el trabajo con los instrumentos y productos necesarios sin perjudicar daños y molestias al paciente y también, para realizar el tratamiento en condiciones óptimas.
  • Apertura de la cámara pulpar: Se abre la cámara pulpar para acceder a los conductos radiculares.
  • Instrumentación y limpieza de los conductos radiculares: Se utilizan instrumentos especiales para limpiar y desinfectar los conductos radiculares.
  • Obturación y sellado hermético de los conductos radiculares: Se rellenan los conductos radiculares con un material inerte para sellarlos herméticamente.
  • Radiografía final: Se realiza una radiografía para verificar que el tratamiento se ha realizado correctamente.

Cuidados después de una endodoncia:

Después de una endodoncia, es importante seguir las instrucciones del dentista para garantizar una recuperación exitosa. Estos cuidados incluyen:

  • Tomar los medicamentos recetados por el dentista.
  • Evitar masticar en el diente tratado durante unos días.
  • Usar un cepillo de dientes suave y pasta de dientes con fluoruro para limpiar el diente tratado.

Prevención de la endodoncia:

La mejor manera de prevenir la necesidad de una endodoncia es practicar una buena higiene oral y acudir a las revisiones semestrales para poder detectar a tiempo caries o problemas dentales que pueden llevar al diente a realizar el tratamiento. Esto incluye cepillarse los dientes después de cada comida durante dos minutos, usar hilo dental al menos una vez al día y visitar al dentista regularmente para realizarse limpiezas bucales profesionales y exámenes.

Como siempre, insistimos en que la prevención es la clave para evitar este y otros tratamientos dentales. Si tienes dudas o necesitas más información no dudes en contactarnos.

Dirección

Calle Sugranyes, 4 local 2. 08028 bcn. Barcelona. España.